LA MAGIA DEL ORDEN Y NO MORIR EN EL INTENTO

Ya hace varios meses o mejor dicho, va para el año en el que ‘mi rey mago’ me regaló este peculiar libro, y es que en mi lista estaba porque yo sí decorar mucho pero mantener el orden me cuesta la tira, seguro que estarás de acuerdo conmigo si compartes este síndrome del desorden cuando los días no ayudan y llegas a casa más muerta que si te hubiera pasado un camión por encima.

Una casa ordenada te hará libre y feliz

 

Y razón no le falta en absoluto.

Tenía ganas de contarte mi experiencia con el método Kondo una vez probado y testado en mi propia piel.

Pues bien, empecé el libro y lo dejé casi al final porque me tocó la fibra sensible con tirar los objetos personales, ¡jo! yo soy muy sentimental y coleccionista de lo incoleccionable que luego no sé para qué narices lo quiero pero si me gusta me lo quedo, como la terrible manía/obsesión de coleccionar hojas en otoño…(este miércoles me llevé un buen puñado a casa, son tan bonitas)

Si me ve Marie Kondo meter en casa semejante tontería me penaliza ¡fijo!  Tranqui, Marie “sólo son para las fotos”.

captura-de-pantalla-2016-10-14-a-las-12-13-58

Más tarde retomé otra vez el libro y me dije a mí misma que poco a poco que no hay mejor forma que coger al toro por los cuernos y decirse a uno mismo ¡SÍ PUEDO!

Cuando se dice tengo que ordenar la casa, normalmente solemos ordenarlo todo a la vez, o por lo menos yo lo hacía así y ¡no! completamente mal, la mejor forma de ordenar es ir habitación por habitación y empezar:

1º Por la ropa.

2ºLibros, papeles y objetos.

3º Objetos de valor sentimental (parte dolorosa para sentimentaloides)

El método Kondo tiene una estrecha conexión con el Feng Shui basado en la interacción de las personas con el espacio para conseguir positivismo.

img_2520

Deshazte de todo lo que no te haga feliz. 
  • ¡Nada de por si acasos! y a mí personalmente esto me recuerda al momento de hacer una maleta que metemos metemos y metemos y luego sólo nos ponemos 4 cosas contadas para que en la ida y en la vuelta se nos desencaje el brazo de tanto peso inútil. No te haces a la idea de la cantidad de bolsas de basura que monté en un momento, repletas de ropa vieja y con esa frase pegada a la etiqueta ‘después de 2 años, guardada y doblada cogiendo polvo’…¿te la vas a poner hoy? si la respuesta es no, es el momento de que pasen a otra vida, dónala o deshazte de ella como sea pero que no siga ocupando espacio en tus escasos metros cuadrados.
  • Respecto a los objetos me quedó bastante claro que tenía mil y un libretas y sin estrenar, así que tirarlas no las tiré pero sí las ordené todas juntas para que no se me ocurra comprar ni una más hasta…¡2025 por lo menos! (imagínate el arsenal) las usadas y más que usadas no me quedó más remedio que deshacerme de ellas si quería conservar las otras y ganar espacio. Bolígrafos, revistas ya leídas, incluso tuve el valor de deshacerme de algo decorativo que ya tenía guardado en fondo del mar.
  • En cuanto a lo personal y sentimental sigo en proceso. No puedo decir a viva voz que sea capaz de deshacerme de una carta, o de una foto, o quizás de alguna colección…como diría Marie Kondo ‘chuminadas’ pero que le voy a hacer, lo único que he conseguido es ordenarlo y meterlo en cajas que ocupen lo menos posible en el fondo, para mí tienen alma y me hacen feliz. Y si me hace feliz cuando las miro, no tengo nada más que añadir.
Eso sí también es verdad que menos es más, y cuanto menos se tenga, más feliz serás.
Seguro que no tengo un sobresaliente en este método, pero yo creo que el notable me lo llevo, y a pesar de mi ‘rife-rafe’ con los obejtos personales tengo que admitir que el método funciona y es bastante interesante llevarlo a cabo, es más después de ponerlo en práctica te conocerás incluso más y tendrás un poco más de orden en tu casa y en tu vida.
img_2525
¿Y tú has probado el método Kondo? ¿Que me dices del último punto eres tan sentimentaloide como yo? 
LM